NUEVO BONO SOCIAL ELECTRICO

¿Qué es?
El NUEVO BONO SOCIAL ELECTRICO es una ayuda, en forma de descuento en la factura, que ofrece el Gobierno para que las personas con menos recursos económicos puedan pagar sus recibos de la luz de forma más cómoda.

¿Quién puede solicitarlo?
El NUEVO BONO SOCIAL ELECTRICO está dirigido a personas con una situación económica complicada y así poder hacer frente al pago de la luz con más comodidad gracias a los descuentos que ofrece el Gobierno.

Las personas que pueden acogerse al bono son los consumidores más vulnerables y que, según el Real Decreto 897/2017 de 6 de octubre cumplan con unos requisitos determinados en cuanto a su situación familiar y su nivel de renta anual.

Los requisitos para solicitarlo según la normativa son:

  • Ser el titular del contrato de la luz
  • Tener contratada la tarifa PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor)
  • Tener una potencia contratada inferior a 10 kW.
  • Pedir el bono social para la vivienda habitual de la familia

Aviso: Si ya tienes contratado el bono social según la antigua normativa, recuerda que debes renovar tu solicitud antes del mes de octubre de 2018. De lo contrario, dejará de aplicarse el descuento en tu factura de la luz.

¿Qué descuentos se aplican?
Los descuentos que se aplican en la factura de la luz son en función del tipo de familia y de la renta anual de la unidad familiar. De esta forma, la unidad familiar será considerada como:

Consumidor vulnerable:

Personas o parejas sin hijos, familias con un menor en casa, familias con dos menores en casa, familias numerosas independientemente del IPREM, pensionistas con prestaciones mínimas independientemente del IPREM.

Descuento: 25%

Consumidor vulnerable severo:

Consumidores vulnerables con ingresos inferiores al 50% de lo indicado en la categoría anterior, familias numerosas con 2 veces el IPREM, pensionistas con prestación inferior al IPREM.

Descuento: 40%

Consumidor vulnerable severo en riesgo de exclusión social:

Consumidores vulnerables severos que tienen una subvención de su Comunidad Autónoma para pagar al menos el 50% de sus facturas de la luz.

Descuento: 40%

Con la ayuda de su Comunidad Autónoma que cubre el 50% de la factura, estos usuarios no tendrán que pagar sus facturas de luz.

El IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) es un indicador que se toma como referencia para calcular los ingresos máximos que debe tener una familia para obtener el bono social. En 2.018 el valor del IPREM es de 7.519,59€/año.

¿Cómo y dónde se solicita?
Para acogerse al NUEVO BONO SOCIAL ELECTRICO, los usuarios deben presentar una solicitud ante su actual empresa comercializadora.

Este trámite se puede realizar por teléfono, email, fax, correo postal o en las oficinas comerciales de la compañía.

El impreso de solicitud se puede recoger en la oficina de la compañía o bien descargar directamente de la web.

La documentación que hay que aportar para solicitar el bono social es (puede variar según las características propias de cada unidad familiar):

  • DNI del titular del contrato de la luz
  • DNI de los menores con más de 14 años
  • Certificado de empadronamiento en la vivienda de todos los miembros de la unidad familiar
  • Libro de familia
  • Título de Familia Numerosa, si se da el caso
  • Certificado expedido por la Seguridad Social si se percibe una pensión mínima
  • Certificado de los Servicios Sociales cuando se apliquen situaciones especiales como discapacidad igual o superior al 33%, víctimas del terrorismo o víctimas de violencia de género
  • También puede ser necesario entregar copia de la última Declaración de la Renta en el caso de que no se pueda verificar la información a través de la aplicación informática de la Agencia Tributaria.

Duración del bono social
El NUEVO BONO SOCIAL ELECTRICO tiene una duración de 2 años para todos los consumidores vulnerables a excepción de las familias numerosas, en cuyo caso el bono tiene la misma duración que el título que otorga esa condición.

Mientras no cambien las condiciones de la unidad familiar el bono estará vigente. Los consumidores están obligados a comunicar a su compañía si hay alguna modificación mediante un escrito en un plazo de 30 días desde que se produce el cambio.